Las Amazonas



Estas mujeres guerreras de la antigüedad siguen siendo un misterio para los investigadores.

Las Amazonas eran consideradas tradicionalmente como hijas de Ares, dios de la guerra. Se trataba de una tribu nómada constituida únicamente por mujeres, así que su localización podía ser muy amplia, desde las tierras más occidentales de Asia Menor hasta el Cáucaso.

Despertaban una gran curiosidad por su forma de vida que iba más allá de una sociedad matriarcal; en su pueblo el hombre no tenía cabida. Pero no sólo despertaban curiosidad, también temor, pues durante toda su vida se ejercitaban para ser hábiles guerreras.

La vida de las Amazonas

Las Amazonas se dedicaban fundamentalmente a la caza y al pillaje, aunque eventualmente pudieron practicar la agricultura y el pastoreo. En cualquier caso se trataba de una población de mujeres autosuficientes económica y socialmente, amantes de la guerra, los caballos y el arco y las flechas.

Su etimología se ha relacionado la mayoría de las veces con el griego a-mazoi, que vendría a significar “sin pechos”, de donde deriva la creencia de que de niñas se cauterizaban el pecho derecho para poder manejarse mejor con el arco. Sin embargo, las representaciones que de estas guerreras se hacían en esculturas y en vasos aparecían siempre con ambos senos, por que podría tratarse de una creencia errónea.

Más acertada parecería la teoría de que su nombre deriva de una antigua palabra armenia que significaría “mujer luna”, dada la conexión de estas mujeres cazadoras con Ártemis y por ende, con la autosuficiencia, con el matriarcado y con la diosa lunar.

Una vida sin hombres

Como mujeres autónomas, la participación de los hombres en su sociedad se limitaba a la reproducción, necesaria para perpetuar su estirpe y su modo de vida. Para ello, nos cuentan historiadores como Heródoto, las Amazonas frecuentaban ocasionalmente un pueblo compuesto únicamente por hombres, los Gárgaros, a los que utilizaban para tener las relaciones sexuales necesarias para la procreación.

Pero la desgracia para las Amazonas era que no siempre daban a luz niñas, por lo que si querían mantener esa sociedad exclusivamente femenina tendrían que deshacerse de alguna manera de los recién nacidos varones. Esto dio lugar a especulaciones sobre crueles tácticas para eliminar o neutralizar el componente masculino como mutilaciones y asesinatos, pero parecería más probable que esos niños fueran llevados a convivir con los propios Gárgaros.

Las Amazonas en el mito

Las Amazonas aparecían en el mito relacionadas con los grandes héroes griegos, como Heracles y Teseo. Heracles cumplía uno de sus doce trabajos cuando fue en busca del cinturón de la reina de las Amazonas, Hipólita, a la que acabó matando. Por su parte Teseo, que acompañaba a Heracles en ese trabajo, raptó a una de ellas, Antíope, con la que tendría un hijo conocido por su trágica existencia, Hipólito.

Y relatada y destacada fue la participación de las Amazonas en la guerra de Troya como aliadas de Príamo, al que acudieron a socorrer en la última etapa de la guerra, ya muerto Héctor. Si bien es verdad que las guerreras pusieron las cosas difíciles al bando griego, finalmente acabaron derrotadas con un triste final que protagonizaron la reina de las Amazonas, Pentesilea, y el héroe Aquiles. Cuentan que en el mismo instante en que Aquiles daba muerte a Pentesilea, se enamoró perdidamente de ella, ultrajando poco después su cadáver.

Realidad o leyenda, las Amazonas han sido objeto continuo de referencias desde la antigüedad hasta nuestros días; ejemplo de ello es que dieron su nombre a un río, el Amazonas, cuando los conquistadores tuvieron que enfrentarse en las selvas a tribus en las que combatían hombres y mujeres por igual.

Comentarios